La Historia Hasta Ahora

El Inicio de la Aventura 

La primera parte de la campaña de La Edad de Oro cuenta la historia de cuatro estudiantes de la Escuela Naval de Inglaterra en Londres, quienes en Enero de 1588 están a punto de graduarse como Guardiamarinas. Ellos son Jhon Williams (Aldo), Edward Buckingham (Alex), Patrick Doyle (Peatrick) y Benjamin Rogers (Percy).

La historia comenzó cuando nuestros protagonistas fueron invitados a las oficinas del Almirante Aberfield para recibir su carta de graduación y su primera tarea como Oficiales de la Marina: Partir hacia Port Royal (Jamaica) a bordo del HMS Triton para apoyar en acciones contra los Españoles en el Nuevo Mundo. Acompañándolos estaban dos de sus compañeros de promoción: Peregrine Blackville, un amigo taciturno y malhumorado, considerado "extraño" por el resto de sus compañeros; y Frederick Howard, hijo del Duque de Norfolk, uno de los hombres más carismáticos, alegres y populares de Inglaterra.

Durante el viaje hacia el Caribe la nave en la que viajaban nuestros cinco pasajeros (Peregrine Blackville misteriosamente no se presentó a la hora de zarpe)  fue atacada y destruida por tres misteriosos barcos. Los atacantes, que nunca se identificaron, procedieron a matar a todo sobreviviente que encontraban flotando en el mar. Frederick Howard al parecer pereció en el ataque. Nuestros héroes pudieron sobrevivir escondiéndose entre los restos flotantes del barco, no sin antes haber escuchado a uno de los desconocidos jefes del barco enemigo murmurar (en Español) algo parecido a "nueve, treinta y tres, treinta y cuatro."

Los cuatro héroes, junto con Oliver Winchester (Jens), un marinero del HMS Triton que también sobrevivió el ataque, lograron sobrevivir en un bote salvavidas, siendo llevados por la corriente del oceano hasta llegar a una isla perdida en el Caribe. En esa isla lograron hacerse de un barco pirata abandonado, La Bala Perdida, así como de la ayuda de su moribundo capitán, el malherido Capitán Nigel Finn, un pirata cuya fama estaba empezando a sonar por el Caribe, y el marinero Matt Bones (Mariano).

La condena a muerte de los heroes

 

Una vez llegados a la colonia Inglesa de Antigua, los Oficiales de Marina se enteran de que han sido acusados de haber asesinado al Almirante Aberfield en Londres y haber robado ciertos documentos secretos de gran importancia para la corona; ahora, su cabeza tiene un precio. Por sugerencia del Capitán Nigel Finn, los héroes asumen una nueva identidad ficticia, como piratas al mando de La Bala Perdida. Ahora están en una misión para demostrar su inocencia y recuperar su identidad.

Antigua y Guadaloupe

Particularmente curioso es el hecho de que diversas personas en la isla comenten que la acusación se basa en la historia contada hace unas semanas por su compañero, Frederick Howard, quien al parecer sobrevivió al ataque…

 

Los Piratas

En la segunda parte de la aventura nuestros protagonistas, ahora tomando la identidad del Capitán Pirata Nigel Finn y sus compañeros, conocieron al Gobernador Percival Blake y al Comodoro Rhys Griffin Owen, quienes les encargaron una misión de espionaje en las costas de Andros. La Flota Española había partido hace poco desde Portobello en viaje hacia España, cargada con oro y otros valores, y los ingleses se habían enterado de que un grupo de Españoles, al parecer de poder, iba a robarse subrepticiamente el oro de uno de los barcos de la Flota para sus fines personales. La misión de los héroes era robar a los ladrones y traer el oro hacia las arcas inglesas.

Andros

Durante un espectacular combate en una fonda secreta en la que los españoles estaban transfiriendo el oro los héroes llegaron a descubrir que quien estaba liderando esta operación de contrabando era nada menos que la persona que dirigió a los barcos que destruyeron el HMS Tritón y casi acaba con la vida de los héroes: Un espadachín experto y cruel, llamado Gualterio Malatesta.

Gualterio Malatesta

 Al finalizar el combate Malatesta logró escapar, pero no sin antes dejar dos objetos fundamentales para el futuro de los héroes: Un elegante anillo con el sello de la Orden de Calatrava, una selecta orden religiosa cuyos seguidores incluyen hasta al  Rey Felipe II de España; y la mitad de una carta que al parecer escondía el secreto del asesinato del Almirante Aberfield y de la acusación contra los héroes.

La mitad de la carta de Gualterio Malatesta

Esta carta estaba dirigida al Capitán Augusto, un conocido y cruel pirata español con base en Margarita, que en una época fue un noble de reputación que visitaba las altas esferas Londinenses.

De regreso en Antigua, los héroes fueron recibidos con honores por el Gobernador Blake y el Comodoro Owen, quienes satisfechos por la obtención del oro invitaron a los héroes a una Fiesta de Gala exclusiva que están organizando en honor de dos altas personas de la nobleza. Lord Robert McMahon , uno de los hombres más ricos y poderosos de Inglaterra, y su hija, Lady Bonnie McMahon, estaban de paso por Antigua y Blake y Owen deseaban agasajarlos como puedan.

Afortunadamente, los héroes tenían un fuerte motivo para ir a la Fiesta de Gala y conocer a Lady Bonnie McMahon: Durante su investigación en las tabernas de Antigua, un misterioso desertor español llamado “Diablo Sangre” les comentó que el Capitán Augusto había estado hace años, cuando era una persona de mejor reputación, perdidamente enamorado de Lady Bonnie McMahon. Es más, se rumoreaba que el Capitán Augusto podría tratar de causar problemas durante la Fiesta de Gala!

El Capitan Augusto


Esa noche los héroes conocieron a Lady Bonnie  y se encontraron con alguien de su pasado:  Peregrine Blackville, quien reconoció a los héroes por quienes eran, y estuvo a punto de delatarlos. No lo logró pues el Capitán Augusto y sus secuaces piratas llegaron sorpresivamente, atacaron todo y secuestraron a Lady Bonnie. En el caos que siguió, los héroes pudieron escapar y viajar a Margarita siguiendo a Augusto.


En el viaje hacia Margarita los héroes encontraron el barco del Capitán Augusto anclado y lograron salvar a Lady Bonnie. Luego, por indicaciones de ella, viajaron a Basse-Terre, en Guadaloupe, donde descubrieron que el Capitán Augusto había destruido y quemado todo el pueblo, y matado a cientos de personas.

Basse Terre en llamas
 


Tras pasar por una serie de peligros y ser ayudados por Francois, un viejo amigo de Edward Buckingham, los héroes recuperaron los valiosos diamantes perdidos que buscaba Lady Bonnie y partieron en persecución del Capitán Augusto.  Cuando por fin lo encontraron tuvieron la mala fortuna de encontrarlo no solo a él y a su flota, sino a la flota Inglesa comandada por Blake y Rhys Griffin Owen, así como por Lord Robert , interesados en matar a Augusto, salvar a Lady Bonnie y castigar a los recientemente desenmascarados héroes.

En un gigantesco combate naval entre los barcos Españoles, los barcos Ingleses y los héroes, éstos lograron vencer al Capitán Augusto y recuperar la otra parte de la carta. Cuando estaban a punto de ser vencidos por el ejército Inglés apareció un barco liderado por   Peregrine Blackville, quien peleó contra su propio bando para ayudar a los héroes a salvarse. Lady Bonnie  también aprovechó el pánico para escapar al barco de su padre.

Huyendo a toda velocidad del combate, los héroes pudieron por fin unir las dos mitades de la carta, con lo cual desenmascararon el corazón de la conspiración:

La carta completa del Capitan Augusto
 

Bastó una rápida lectura a la Biblia para encontrar el pasaje mencionado en la carta, y entender el peligro que se cernía sobre la Reina Isabel I:

Y él les dijo: Echadla abajo. Y ellos la echaron, y parte de su sangre salpicó en la pared y en los caballos, y él la atropelló; Entró luego y después que comió y bebió dijo: Id ahora a ver a esa maldita y sepultadla, pues es hija de rey.

  

La vida de la Reina

Con su misión clara, los héroes navegaron a toda velocidad hacia Londres para detener el intento de asesinato a la Reina. En el camino se cruzaron con barcos españoles más rápidos que La Bala Perdida, intentando desesperadamente detenerlos.

Llegando a Londres, los héroes intentaron avisarle a la Reina del peligro sin éxito. Llegando directamente a la Abadía de Westminster, los héroes se encontraron con que Frederick Howard y Gualterio Malatesta, al mando de un grupo de asesinos disfrazados como guardianes de la Reina, estaban a punto de cometer un Regicidio. Tras un épico combate entre las bancas y estatuas de la iglesia, los heroes pudieron salvar a la Reina y acabar a Howard y a Malatesta, con lo cual se ganaron el eterno agradecimiento de la monarca.

La aventura terminó con una elegante gala en la corte de la Reina Isabel I, donde los héroes conocieron a Sir Francis Walsingham, el asesor y primer ministro de la Reina , así como a otros famosos como Sir Francis Drake. La Reina en agradecimiento aprobó su ascenso a Tenientes, y les dijo que confiará nuevas misiones en ellos.

En la Gala también apareció  Peregrine Blackville, ahora con una sola pierna, habiéndola perdido en el combate naval. También apareció Lady Bonnie McMahon, quien logra recuperar sus diamantes de los héroes tras amenazar con una sonrisa en los labios con contar algunas de las leyes que han roto "en nombre de la Reina." Lord Robert McMahon aprovechó para dejar claro a los héroes que nunca perdonará la humillación que le dieron durante el combate naval.

Finalmente, la aventura termina con Sir Francis Walsingham acercándose a los héroes y diciéndoles las siguientes palabras:

"Aún hay mucho por hacer para vencer a España y a sus traidores; nos queda claro que el dinero que financia sua ataques viene del Nuevo Mundo, así que el futuro de nuestras naciones se decidirá allá. La Edad de Oro de España está por terminar, gracias a acciones como las de ustedes la Edad de Oro Inglesa está por empezar. Tenemos mucho por hacer!

Thomas Howard, El Duque de Norfolk, padre de Frederick Howard y quien organizó esta traición, está fugado, posiblemente en España con Felipe II, preparando una fuerza de ataque a Inglaterra; dicen que el Rey en agradecimiento a sus acciones le ha otorgado el titulo de Duque de Medina-Sidonia. Jamaica, donde los enviamos originalmente, sigue llena de peligros y ataques piratas, y el Gobernador de la isla sigue necesitando su ayuda; Hay un Jesuita jefe de la Inquisición que ha estado manejando la red de espionaje en el nuevo mundo, se llama Fray Emilio Bocanegra y su sede está en el Palacio de la Inquisición en Cartagena; Sir Walter Raleigh está por fundar su primera colonia en el nuevo mundo, la quiere llamar Virginia, y necesita apoyo; Sir Francis Drake planea hacer pagar a los Españoles su osadía, y tiene un par de misiones para las que desea contar con ustedes; La Orden de Calatrava, a la que pertenece el mismísimo Rey, está activa y planea causar caos entre Francia e Inglaterra; Y finalmente… hemos escuchado que los Españoles han encontrado algo muy valioso enterrado en el Yucatán, le dicen "Fortaleza El Dorado", y se rumorea que guarda tesoros inimaginables, que le darían a España el caudal para pagar un Ejército invencible.

En resumen, necesitamos su ayuda, ¿contamos con ustedes?"

La respuesta se sabrá muy pronto.

La Historia Hasta Ahora

Piratas! luisto